Falta el pan

Por: Paloma Guzmán

 

 

Falta el pan.

En la pocilga, la cerveza para el gordo ya está en la mesa y el chorizo humeante escurre grasa en la charola gastada. 

Falta el pan. 

En la tienducha del barrio, el niño entra y canta el estribillo aprendido:

―Tres piezas de pan,  un kilo de azúcar, tres piezas de pan, un kilo de azúcar.

 ¿Olvidarse? ¡No!  El gordo borracho ya viene en camino y le pegará otra patada.  Y así, en la memoria de la costilla rota, toma el azúcar y cruza la calle. 

 ¡Falta el pan!

 En el autobús que pasa, el freno abrupto lanza pasajeros al piso.

 ― ¿Qué fue ese crujido? ― ¡Mierda!, dice el gordo con resaca y se asoma por la ventana. 

 En la calle, la madre busca al niño que se tarda.

 ― ¿Dónde te has metido pillo? Se cubre el ojo morado y se abre paso entre babeantes curiosos salidos de todas las casas. 

 Padre alcohólico, madre golpeada y gente estúpida, todos miran el cuerpo roto bajo las llantas.

 ― ¡Sangre bañada de azúcar!

 Falta el pan.  

 

 

 

 
 

Revista Saltapatrás es una publicación digital independiente de periodismo, análisis y difusión cultural que apunta al ejercicio crítico desde la diversidad y la integración de opiniones.

Nosotros

CARTELERA

team1
team2
Back to Top