¿De qué color es la tristeza?

Por: Suavedesastre

 

 

Hablar de tristeza está condenado a una asociación negativa inmediata. A este sentimiento se le ha caracterizado de forma casi superficial al presentarle como una simple escala de grises o algunos matices fríos en fotografías melancólicas. Se ha reducido a la tristeza a un estado sentimental de “vacío” desde el que resulta – pesado – realizar cualquier actividad de la ‘vida cotidiana’.
 
Sin embargo, no es así para todos. Hay quienes encuentran en la tristeza el sentimiento más puro del ser humano, pues muestra lo vulnerables que podemos ser. Hay quienes ven en la tristeza el sentimiento más bonito, un punto de partida desde la debilidad hacia algo nuevo o, también, una especie de resistencia hacia un mundo que te exige siempre estar bien contigo mismo, donde no hay cabida para la fragilidad y sentirse roto está mal.
 
Para (re)construir hay que destruir primero, y el sentimiento de tristeza es esa oportunidad de poder esculpirse a uno mismo desde adentro, de (re)descubrirse y modificarse, moldearse con sumo cuidado y a gusto propio. 
 
Eso, es lo que Andrea quiere mostrar en esta serie fotográfica, lo que pocos saben apreciar de la tristeza. Capturar los colores y el brillo de esta etapa que es mucho más que su asociación negativa. Mostrar que estar triste no es algo que deba ocultarse y no tiene por qué ser una emoción oscura.
 
Texto de Alexa Palacios
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Revista Saltapatrás es una publicación digital independiente de periodismo, análisis y difusión cultural que apunta al ejercicio crítico desde la diversidad y la integración de opiniones.

Nosotros

CARTELERA

team1
team2
Back to Top