Sobre un libro que no compré

Este fin de semana viajé a la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería y tardé más de tres horas en encontrar un libro que al final no compré. Era uno de Etgar Keret. Al autor lo conocí porque entre un montón de una mesita estaba El hombre sin cabeza que en la contraportada hablaba de un cuento. Era el de un hombre cuya novia se convierte en un gordito calvo y adicto al fútbol por las noches. No pude rechazar esa extrañeza. No por el hecho de imaginar la transformación sino, más bien, por la simulación de los personajes de llevar las cosas ante un hecho de dimensiones no tan lejanas.

Y lo describo así porque más o menos cuando uno conoce a alguien espera un tiempo para ganar su confianza. Muchas veces un favor o en el caso de menor mezquindad una simple conversación nos llevan a ver en los otros a personas que se muestran tal cual son aunque –en la mayoría de las veces y aún en los contextos más favorecedores– siempre hay  algo que se queda oculto.

Lo genial del relato en cuestión es que enfrenta lo que pasaría si efectivamente alguien se confesara tal cual es sin otro motivo más que sincerarse. Y eso me llena de gracia porque cuestiona si en verdad lo soportaríamos. Si toleraríamos que, de la nada, todas las cosas quedaran al descubierto en su pobreza o en su riqueza. O si, por el contrario, lo que nos gusta es la apariencia y el artificio, en suma: la imposibilidad.

Y lo menciono porque, en el relato, la historia avanza de lo sorpresivo a lo infame de haber roto esa barrera de imaginación que supone haber encontrado lo real. Expone una pérdida, la de no poder realizar mapas para encontrar algo que no existe o nuestro deseo –tan escondido– de preferir sólo lo que ocurre en nuestro delirio, pero disimularlo bien igual que cuando me posé frente al artículo que tanto deseaba y preferí dejarlo por una novela gráfica.

 

 

 



Gabriela Cano (Guanajuato, 1988) estudió Letras Españolas en la UG y la Maestría en Enseñanza de Estudios Literarios en la UAQ. Se desempeña profesora. Escribe columna semanal en la revista digital Golfa.

 

 
 

Revista Saltapatrás es una publicación digital independiente de periodismo, análisis y difusión cultural que apunta al ejercicio crítico desde la diversidad y la integración de opiniones.

Nosotros

CARTELERA

team1
team2
Back to Top